domingo, 8 de septiembre de 2019

Jefe de programadores

Ahora que estoy tranquilo y relajado, os voy a contar mis vicisitudes para encontrar trabajo.
Presenté mi candidatura como programador a una de las empresas tecnológicas más importantes del mundo, me sentía capacitado y me dije por qué no.

Finalmente me llamaron  un viernes para una entrevista en la sede central, me hizo mucha ilusión y no pude dormir por los nervios.
Me recibieron muy cordialmente y me llevaron a un despacho donde se presentó el entrevistador como el Jefe de Programadores, esto me animó pensando que la persona que tenía delante iba a valorar mis conocimientos técnicos y ahí creía que tenía tantas posibilidades como el que más.
Tras las típicas preguntas sobre mi currículum vitae, me hizo un par de pruebas técnicas en las que me sentí muy a gusto.
Al finalizar las pruebas, me dijo "Es usted el candidato mejor capacitado para este puesto" y pasó a explicarme que una Inteligencia Artificial, una IA, había seleccionado a 10 candidatos según distintos criterios para cubrir 9 plazas de programador y que dada mi valía podía estar seguro de que empezaría el lunes como programador de la empresa.
Me enviarían un SMS confirmándolo a lo largo del fin de semana. Me dió la enhorabuena y salí con un subidón brutal, esto había que celebrarlo.

No es el momento de detallar la fiesta pero sólo os diré que fue fabulosa en muchos sentidos.
No recibí el SMS durante el fin de semana y no pude ponerme en contacto con nadie de la oficina porque el fin de semana estaba cerrada. Pensé que habría sido un error, como así fue.

El lunes me presenté puntual, en realidad una hora antes de lo previsto, en la oficina y al llegar me pasaron a un despacho de Recursos Humanos, donde yo pensaba que iba a firmar el contrato.

Apareció una mujer muy agradable que me pidió que me sentara.
Encendió un ordenador con una pantalla enorme, mínimo 27 pulgadas pensé, "aquí no escatiman en material".
Y aquí comenzó la situación más surrealista que había vivido hasta ese momento.

Sra.: Sr. Mosqueteroweb siento decirle que se ha producido un error en el sistema y no le ha llegado el SMS que debía indicarle si había superado o no el proceso de selección.
Yo: Sí, me ha extrañado pero como me dijo el Jefe de Programadores que era el más capacitado he venido de todas maneras
Sra.: Efectivamente es usted un programador extraordinario pero al contar con otros factores la IA ha decidido que usted es el último clasificado de la lista de candidatos y que por tanto no ha conseguido el empleo.
Yo: (no me caí porque estaba sentado) Balbuceando le dije "pero qué factores son esos que me dejan fuera siendo el mejor programador"
Sra: No tendría por qué comentarle el proceso de selección pero en aras de nuestra transparencia y dado que se ha producido un lamentable error de comunicación, le informo de los factores que han supuesto que los otros candidatos le superen.
En primer lugar, usted no sufre ninguna discapacidad conocida ¿verdad?
Yo: No
Sra.: Había un candidato con una minusvalía elevada que le hace desplazarse en silla de ruedas y para él ha sido el primer puesto.
Yo: y el resto, ¿también son minusválidos?
Sra.: No, por supuesto, pero sigo con el resto de participantes. Tenemos que incluir minorías étnicas por aquello de que no nos acusen de discriminación. Hay un candidato gitano que ha sido elegido en tercer lugar
Yo: no sabía qué decir, así que la dejé continuar
Sra.: Otro candidato era musulmán, y ya me entiende. Otro era homesexual y en esta empresa presumimos de nuestra tolerancia
Yo: Perdone y todo eso ¿lo ponen los candidatos en sus currículums?
Sra.: No, eso lo averigua la IA buscando información en redes sociales y luego el algoritmo ordena a los candidatos y nosotros llamamos a los elegidos
Yo: Pero me ha dicho que cuatro candidatos me han superado por diversos factores, y ¿qué pasa con las otras 5 plazas?
Sra.: Nuestra empresa está muy comprometida con la igualdad de género y el resto de plazas han sido para mujeres para cumplir con la paridad
Yo: Eso no es paridad son 5 mujeres y 4 hombres
Sra.: Sí, tiene razón, pero es que una de ellas es transexual, lo cual nos hace cumplir con las normas de tolerancia inter géneros. Así que espero que entienda que en estos momentos no tenemos ningún perfil de programador que se adapte a usted
Yo: No sabía si reír o llorar, le dije que si podía ir al baño, me había puesto pálido al escuchar toda la explicación.

En el baño saqué el móvil y le conté todo a una app con IA que yo mismo me había programado. Al cabo de muy pocos segundos me mandó unos documentos y un plan de acción. Salí con una sonrisa malévola de aseo.

Yo: Permítame indicarle que su IA ha cometido un terrible error, y en ese momento procedí a quitarme la gorra. Soy calvo y aquí tiene una demanda por discriminación con la que reclamo 2 millones de euros, además le adjunto una carta de la ACU (Asociación de Calvos Unidos) en la que le indican los derechos fundamentales que están siendo conculcados por no darme este trabajo por mi calvicie. También le doy diversos documentos con sentencias favorables a otros compañeros alopécicos que también fueron discriminados que acreditan que existe múltiple jurisprudencia a mi favor. Así que o se replantean su lista de contratación o nos vemos en los tribunales
Sra.: (se le salían los ojos de las cuencas) Perdone eso es imposible, no podemos echar a ninguno del resto de candidatos porque sufriríamos unas demandas parecidas
Yo: Ese no es mi problema, que lo resuelva su algoritmo. Me levanté y le dije, les doy 24h para contestarme antes de presentar la demanda. Y me fuí.

Esa misma tarde me llegó un SMS, parece que ya habían solucionado sus problemas técnicos, indicándome que pasase por la empresa a la mañana siguiente.

Al llegar allí me pasaron de nuevo al mismo despacho y me atendió la misma señora.
Sra.: Estimado Mosqueteroweb tras atender su reclamación, hemos decidido contratarle
Yo: Gracias, sabía que su empresa cumpliría con las normas de inclusión de calvos en sus plantillas. Y ¿quien ha sido el sacrificado del resto de candidatos?
Sra.: Ninguno, por supuesto, no discriminamos a nadie
Yo: Entonces, ¿han sacado una plaza más de programador?
Sra.: Tampoco, la política de la empresa es muy estricta en cuanto al personal necesario en cada departamento
Yo: Pues no lo entiendo
Sra.: Nuestra IA encontró una solución, le hemos contratado como Jefe de Programadores
Yo: Y la persona que me entrevistó, ¿qué ha sido de él?
Sra.: Nuestro algoritmo revisó a todo el personal y vió que la puntuación más baja era la suya y ha sido despedido. Usted tiene su puesto de trabajo. Entre usted y yo, era un hombre de raza blanca hetererosexual, agnóstico (gente rara que hay por el mundo) y sin minusvalías que le acrediten como válido para su trabajo, un paria.

Y aquí estoy en mi nuevo despacho como jefe del departamento de Programación gracias a mis capacidades como calvo.




@mosqueteroweb